Guías de streaming: Montar y configurar el stream

Sobre estas guías

En la anterior guía expliqué qué recursos son necesarios para montar un stream, tanto hardware como software.

En esta ocasión veremos diferentes formas de montar el setup físicamente y cómo hemos de configurar OBS. Al igual que la anterior, puede resultar tediosa de leer, pero prefiero que sea lo más completa posible.

  • Material: Hardware y software necesario y recomendado para montar streams.
  • Montar y configurar el stream: Cómo conectar el hardware y configurar OBS Studio y el encoder.
  • Crear las escenas: Qué escenas se suelen utilizar, cómo montarlas y utilizarlas durante el stream.

Montaje físico

Como es obvio, nadie empieza montando streams de ámbito nacional. Lo más habitual es probar un poco en casa, en un canal personal, retransmitiendo partidas de algún juego de PC o emulador. El siguiente paso más inmediato sería ya el stream de un juego de consola, y lo más avanzado que puedo imaginar es la emisión en televisión o por internet de grandes eventos como el EVO o el International de Dota 2.

Pese a ello, yo voy a explicar un setup bien completo, para que se vea desde el principio a lo que podemos aspirar, y para cada parte del montaje explicaré cómo simplificarlo.

En la imagen podemos observar distintos elementos y sus conexiones.

  • WiiU – splitter: Esta primera conexión quizás no sea muy útil. ¿Por qué iba a usar un splitter para la capturadora cuando la capturadora me saca la señal también? Pues en mi caso, hacer esto fue la solución a un problema que ocurrió durante el Sonic Boom 2016. Por alguna razón, se reinició varias veces XSplit (sí, no usé OBS), lo cual hacía que el ordenador ya no “pidiera señal” a la capturadora, y esta, al cambiar de modo, cortaba la señal de los jugadores momentáneamente. Algo que es especialmente grave durante un Top 8. Así que:
    • IMPORTANTE: Reiniciar el programa de stream, aunque no estemos retransmitiendo a internet, está PROHIBIDO, ya que puede cortar la pantalla a los jugadores. Usar el splitter directamente desde la consola es una medida de seguridad preventiva.
    • Simplificación: Simplemente enchufar la consola a la capturadora y usar la conexión puente de la misma.
  • Splitter/consola – splitter 2: ¿Qué queda más chulo? ¿Ver a los jugadores de espaldas tapando la pantalla? ¿O verles enfrentados y ver sus reacciones a la partida? Para poder hacer lo segundo necesitamos que cada uno tenga su pantalla, y de ahí que dupliquemos de nuevo la señal.
    • NOTA: Esta conexión y la anterior se pueden unir si tenemos un splitter de 3 o más salidas, que los hay.
    • Simplificación: Simplemente no usar splitter y enchufar la pantalla directamente.
  • Pantalla extra: No la usan ni los jugadores, que usan las suyas, ni quien lleve el stream, que usará la del ordenador (esta va enchufada al ordenador, pero creo que se entiende). ¿Para quién es esta pantalla entonces? Puede ser para los comentaristas, sentados apartados del ordenador, y/o para los asistentes al torneo, que pueden ver en directo lo mismo que se ve en Twitch.
    • NOTA: Es necesario que el ordenador tenga salidas de vídeo suficientes, bien en la tarjeta gráfica o en la placa base. Esto depende mucho del ordenador, así que prueba antes en casa para ver qué configuración funciona y cuál no. Esto también nos dio problemas en el Sonic Boom porque por alguna razón Nvidia pone 1 HDMI y 3 Display Port, y yo no tenía Display Port. Tampoco funcionaba el HDMI de la placa porque iba todo por la gráfica, cosa que se puede cambiar, pero hay que entrar en la BIOS. En resumen, un lío.
    • Simplificación: no usar pantalla extra. Los comentaristas usan la misma pantalla que el realizador, o directamente los comentaristas y realizadores son los mismos. Los asistentes tendrán que mirar la pantalla de los jugadores o conformarse con verlo con retardo en el stream.
  • Capturadora – PC: ya está comentado en la anterior guía, pero dependiendo del tipo de capturadora se conectará de distinta manera (USB, USB C, PCI…).

Con este montaje hemos podido ver qué ventajas ofrece cada una de las herramientas. Pero esto no quiere decir que sea la única forma de hacerlo, ni la mejor, ni la más recomendable. Dependiendo de cada situación habrá que adaptarse a sus necesidades.

Faltan en el esquema los micrófonos y las cámaras. Están ya explicados en la guía anterior, y sobre ellos poco tengo que añadir a lo que ya expliqué. En lo que a montaje se refiere hay que tener en cuenta que si usamos hubs USB pueden saturarse al enchufar dos dispositivos de vídeo al mismo (cámara o capturadora). Siempre es mejor directamente al ordenador.

Configurar OBS

Explicada ya cómo se prepara la parte física ahora toca hacer lo propio con la parte software. Vuelvo a hacer hincapié en lo que dije en la anterior guía: hace falta una máquina considerablemente buena. No vale un portátil de hace cuatro años, aunque sirva para jugar “decentemente”.

Aún así, es pronto para echarse atrás. Probar es gratis, así que no se pierde nada por intentarlo.

Lo primero que tenemos que hacer es descargar e instalar OBS Studio. Cuando esté listo, lo abrimos.

NOTA: yo lo tengo en inglés, pero como son tecnicismos se parecen en español. No debería ser difícil buscar las mismas opciones.

En la barra de arriba vemos varios menús, pero el que nos interesa ahora mismo es Tools > Auto-Configuration Wizard. La herramienta es bastante intuitiva (¡en mis tiempos no había de esto!), pero voy a explicar un poco qué hace.

  1. Primero tendremos que elegir si vamos a hacer streaming o si va a ser para grabar localmente. El asunto cambia mucho, luego se entenderá por qué. De momento elegimos streaming.
  2. Después hay que elegir la resolución base (Base (Canvas) Resolution) y la tasa de fotogramas (framerate, fps, frames per second…  es lo mismo)

    1. La resolución base es el tamaño en el que vamos a trabajar a la hora de colocar los elementos visuales (capturadora, marcadores, etc). Lo habitual, si el ordenador puede con ello, es Full HD (1080p o 1920×1080, es lo mismo). Como nos indica, luego podremos elegir una resolución diferente (menor) para la retransmisión.
    2. Los FPS son la cantidad de fotogramas que se emiten por segundo, y cuantos más tengamos más fluido se verá. Los juegos normalmente van a 60 o a 30, por eso son las opciones por defecto.
  3. En la última pantalla completaremos los datos necesarios para la prueba:

    • Primero nos pregunta si vamos a usar un servicio de streaming, como pueden ser Twitch o YouTube entre muchos otros, o si vamos a utilizar un servidor de streaming propio. Lo habitual es usar Twitch.
    • En la siguiente casilla tendremos que poner nuestra stream key (también se puede llamar API key, por si lo veis en otros sitios). Es la clave que le dice al servidor qué cuenta está haciendo el stream.
    • Después tenemos una casilla para elegir si usar o no hardware encoding. Esto NO se activa para hacer streaming.
    • La última casilla es para indicar si queremos que OBS calcule qué bitrate nos viene bien probando la conexión con Twitch. Si no la marcamos tendremos que indicar el bitrate manualmente.
  4. Una vez le damos a Next el programa empezará a realizar sus pruebas, tras lo cual nos dará la siguiente pantalla de resultados.

Con esto nos podemos hacer una idea de si el ordenador y la red que hemos usado serán capaces de soportar el stream.

  • Video bitrate: Si llega a 2000 ya se verá decentemente, aunque deberíamos intentar conseguir al menos 2500. Este resultado depende especialmente del ancho de banda de nuestra conexión, si no tenemos velocidad de subida suficiente no podremos hacer stream. Aun así, tener conexión suficiente no asegura que vayamos a llegar al bitrate adecuado, ya que también depende del encoder. Os dejo un vídeo en el que se ve bien qué implica este ajuste.
  • Streaming/Recording encoder: Es el método que utilizaremos para generar el vídeo a partir de las fuentes.
    • Para streams siempre debe ser Software (x264). Esto hará que trabaje la CPU.
    • Para grabar es recomendable que sea Hardware. Dependiendo de la tarjeta gráfica pondrá algo después en paréntesis. Por ejemplo, para tarjetas Nvidia pone NVENC (de NVidia ENCoder). Dependiendo de nuestra gráfica puede poner otra cosa (según sea Intel o AMD).
  • Recording quality: Indica la configuración predeterminada de OBS que deberíamos utilizar con nuestro ordenador. Estas configuraciones predeterminadas sólo se ven si utilizamos el modo Simple. Si usamos el modo Avanzado tendremos que saber mejor qué estamos haciendo.
  • Base (Canvas) Resolution: Como expliqué más arriba, es la resolución en la que “pintamos” el stream. Depende sobre todo de la CPU.
  • Output (Scaled) Resolution: Es la resolución que tendrá el stream, es decir, la que verán los espectadores (salvo que tengamos activada la posibilidad de cambiarla en nuestro canal). Normalmente hay que bajarla si la red no es suficientemente buena o si queremos que el stream no cargue mucho los dispositivos de nuestros espectadores. Reescalar consume CPU, pero no demasiada
  • FPS: También explicado arriba. Cuanto más pongamos más fluido se verá, pero más le costará al encoder.

Con esto podemos ver más o menos qué ajustes cambiar cuando nos metemos nosotros directamente en la configuración en lugar de usar el asistente, pero aún nos faltan cosas. Veamos primero los ajustes simples.

Como veis, lo único que no está explicado arriba es el Audio bitrate, y como es de suponer es igual que con el vídeo. Cuanto más alto sea mejor calidad tendrá el audio.

Si activamos Enable Advanced Encoder Settings nos aparecen dos opciones más. La última la vamos a ignorar porque ya es meterse demasiado dentro. Así que, ¿qué es el Encoder Preset? Como nos indican con la pista (higher = less CPU), es una forma de decirle al ordenador si queremos darle caña a la CPU o no. Por supuesto, esto afectará a la calidad del stream.

Por último, vamos a ver qué pasa si ponemos los ajustes avanzados.

Muchas cosas ya nos suenan, así que de nuevo explicaré las que no sabemos todavía. Cabe destacar que estos ajustes son para el encoder x264. Si usamos el NVENC cambian algunas cosas, pero son prácticamente iguales.

  • Audio track: OBS puede trabajar simultáneamente con varias pistas. Aquí elegimos cuál de ellas vamos a mandar al stream.
  • Enforce streaming service encoder settings: Con esto activado nos olvidamos de cumplir las necesidades de Twitch, ya que lo hará OBS automáticamente.
  • Rescale Output: Esta opción no es demasiado útil, ya que es mejor usar la configuración que sale en el apartado Video.
  • Rate Control: Esto es, en resumen, cómo tiene que transmitir la información. Hay varios modos.
    • CBR: Es el modo que tendremos que usar siempre en el encoder para streams. Significa Constant BitRate, es decir, que siempre emitimos la misma cantidad de información.
      • No se recomienda usar el Custom Buffer Size.
    • ABR: No hay que usarlo NUNCA. Dicho por un desarrollador de x264. A saber por qué está.
    • VBR: Significa Variable BitRate. No sirve para streams por ser inconsistente, pero para grabar puede estar bien, ya que si necesita más bitrate en un momento dado lo usa, pero para los momentos sencillos utiliza menos espacio.
    • CRF: Significa Constant Rate Factor. Pones un valor (en CRF) para indicar la calidad que quieres y ya se encarga el encoder de conseguirla. Eso sí, el archivo puede ocupar una barbaridad. Es especialmente útil para grabar. Usando NVENC este ajuste se llama CQP, pero es prácticamente lo mismo.
  • Keyframe Interval: Cada cierto tiempo hay que mandar un frame completo al servidor para que se “refresque”. Twitch lo necesita cada 2 segundos, aunque si ponemos el valor a 0 se configurará automáticamente, como bien indica.
  • Profile y Tune: Son ajustes para cuando se encodea un tipo de vídeo concreto (dibujos animados, películas antiguas…). Podemos buscar más información por si alguno se ajusta a nuestro caso, pero si lo dejamos en None no pasa nada.

Conclusión

“Madre mía, cuánto tecnicismo, ¿de qué me sirve todo esto?”

Teniendo en cuenta que podemos usar ajustes simples y ya está, de poco. Al menos si queremos quedarnos en lo fácil. Pero con todo esto podremos comprender bien qué falla cuando algo falla, por qué el ordenador se sobrecarga cuando cambiamos un ajuste tonto, cómo configurar las cosas para tener un buen rendimiento o tener un stream a una calidad adecuada mientras a la vez grabamos una copia local en nuestro PC.

Y porque el conocimiento nunca está de más, ¿verdad?

En resumen, hemos aprendido, entre otras cosas:

  • Configuraciones de montaje según las necesidades del evento.
  • Ajustes de encoding como:
    • Resolución base y resolución de salida
    • FPS
    • Bitrate
    • Encoders
    • Rate control

Finalmente, os dejo enlaces a un par de blogs que he consultado para asegurarme de no decir ninguna tontería en esta guía. Navegad por ellos si tenéis curiosidad porque son muy completos. Eso sí, están en inglés.

https://slhck.info/video/2017/03/01/rate-control.html

https://handbrake.fr/docs/en/latest/technical/video-codecs.html

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *