¿Hasta qué punto es importante el mindset en el Smash competitivo? (parte 1)

La calidad y desempeño de un jugador en prácticamente cualquier título competitivo depende de múltiples factores, tal y como puede comprobar cualquiera cuando se mete de lleno en el metagame de, por ejemplo, Super Smash Bros., juego del que evidentemente vamos a hablar y con el que la mayoría de nosotros tenemos amplia experiencia competitiva.

Muchos novatos creen que el éxito depende solo de la propia habilidad natural en el juego, por lo que tienden a sobreestimar las aptitudes naturales y el entrenamiento y no tienen en cuenta otros factores externos a la partida. Hoy no estamos aquí para hablar de rutinas de práctica, estrategias de combate, tier lists, personajes o matchups, sino de otro factor externo que puede llegar a ser tan o incluso más importante que todos ellos en situaciones clave. ¿De qué estamos hablando?

Exacto: del mindset.

Foto: Dr.DVD, Tech Republic III

Evidentemente, un buen mindset no va a convertir a un novato en un experto, al igual que uno malo no va a hacer que un buen jugador sea uno terrible de repente. Sin embargo, en esos momentos clave que pueden marcar la diferencia entre la victoria y la derrota, el éxito o el fracaso, la mentalidad del jugador juega un papel crucial y puede cambiar por completo no solo un match, sino el set entero. También puede cambiar lo que aprenda ese usuario de las derrotas, y, por qué no, de las victorias, así como la dedicación que pueda tener hacia el Smash.

A lo largo de esta saga de artículos vamos a repasar cuestiones generales relacionadas con la mentalidad del jugador competitivo. Le dedicaremos tiempo a hablar no solo sobre cómo afecta el mindset durante los torneos, sino incluso a la hora de entrenar, a cómo entender el juego y cómo enfrentarse a situaciones difíciles e inesperadas, pero también a las sencillas y predecibles.

¿Qué efecto tiene que mi combate salga en streaming? ¿Las aglomeraciones afectan a mi desempeño? ¿Es importante saber ganar o perder? ¿Cómo debo comportarme si me enfrento a un jugador muy superior o inferior a mí? ¿Qué saco de una paliza? ¿Qué parte de los torneos cuentan como aprendizaje? ¿Cómo afecta la situación personal de cada Smasher a su desempeño? Iremos repasando todas estas cuestiones con estos artículos. Hoy hablaremos de la importancia del mindset y las posibles consecuencias de tener uno negativo, aunque profundizaremos en estos aspectos más adelante.

Si uno tiene la posibilidad de hablar con algunos de los mejores Smashers, podrá comprobar que, en la mayor parte de los casos, su fortaleza mental es uno de sus principales fuertes. Para redactar este artículo, he contactado con tres Smashers conocidos por tener un buen mindset y que además poseen muy buenos resultados a nivel regional y nacional para que me den su punto de vista. En concreto, he hablado con Pefo, segundo mejor jugador de España según la edición más reciente del ránking de Smash Bros. Spain, Rydle, quinto mejor jugador del país según la misma clasificación y Adrik, undécimo mejor jugador de España y autor de este post (que aconsejo que leáis).

Vamos allá:

Importancia del mindset

Una buena mentalidad es importante no solo en el Smash, sino en cualquier actividad competitiva. No tenemos que fijarnos solo en los e-Sports, sino en los deportes tradicionales. La prueba de ello es que los estudios y trabajo dedicados a este campo en los deportes se han profundizado hasta el punto de que hay personalidades famosas por invertir tiempo en cuidar esa parte de los deportistas menos conocida y a la que tal vez no se le da tanta importancia.  Como ejemplos podemos citar, entre muchos otros, a Steve Peters, psiquiatra y psicólogo especializado en ayudar a deportistas de élite a ganar títulos y medallas olímpicas o José Carlos Jaenes, el primer español que asesoró a los entrenadores y deportistas de un Comité Olímpico, pruebas de la relevancia de este aspecto de los atletas y en este caso de los jugadores.

Rydle nos explica que hemos de recordar en todo momento que “las normas son iguales para todos, los personajes son iguales para todos, y, en la mayoría de los casos, las oportunidades también lo son”. Por ello, explica que lo único que puede limitar a un jugador para “ser el mejor, el primero de su región, y, más adelante, del país, en la mayoría de los casos solo es uno mismo y sobre todo su mentalidad”.

Reconoce que, como en cualquier competición, “la derrota puede doler mucho, y vas a tenerlas seas quien seas. Pero que triunfes o no a largo plazo va a depender de cómo te lo tomes: es un juego individual en el que todo el mundo tiene las mismas opciones”.

Foto: Dr.DVD, Roll Dinasty Tournament 2

Adrik, por su parte, comenta que el mindset es muy importante competitivamente hablando porque “puedes tener la técnica, el talento, y sin embargo no tener éxito en términos de competitición” por problemas de mindset o mentalidad. “Después de cada torneo o incluso diariamente vemos a gente extremadamente talentosa que deja el juego, que dice que no vale para el Smash, incluso siendo realmente buena. ¿Qué está pasando ahí? Es una cuestión de mindset, de cómo te perciben a ti y de cómo percibes el juego”. Concluye en este sentido que “la capacidad de saber asimilar derrotas y ser constante aunque las cosas no siempre salgan bien es vital si quieres llegar a algún sitio”.

El jugador gallego explica que considera que la satisfacción es muy importante: “A veces no se le presta tanta atención como debería, ya que muchos no tienen claro por qué juegan, cosa que a mí me ha ocurrido, aunque sea una percepción que va cambiando a lo largo del tiempo. ¿Quería ganar esta partida? ¿Quería ir a este torneo solo para ver a esta persona que hacía tanto que no veía? ¿Qué ocurre? Que como a veces no lo tenemos claro, nuestros esfuerzos van de manera absolutamente aleatoria, por lo que las cosas pueden salir bien o mal y no estar satisfechos con cómo jugamos”, comenta.

Pefo cree que el mindset es lo suficientemente importante como para decidir no solo el resultado de un match, sino de un set entero de antemano, o al menos en gran parte: “El mindset, el cansancio físico o el estado anímico son algunos factores que determinan el resultado del set aparte del propio gameplay“. De hecho, explica que es importante tener uno bueno porque sin él “jugadores de mucha calidad pueden conseguir menos de lo que son capaces”, haciendo que sus resultados no sean acordes a su capacidad y entrenamiento en el Smash competitivo.

Rydle insiste en que tener un buen mindset es importante porque para mejorar hay que “trabajar para ello”, ya que para ser mejor o peor uno tiene que esforzarse: “eso solo va a depender de ti, y si quieres competir y ser el mejor, las excusas no valen. No te rindas, y si quieres ser el mejor, no digas que solo quieres divertirte tras tener malos resultados. Llorar por un personaje o matchup en concreto puede aliviar tu frustración, pero si es lo único que haces cada vez que pierdes y no te planteas una solución a ese problema, tu mindset está siendo muy malo”.

Foto: mARry, Tech Republic III

¿Qué ocurre si tengo un mal mindset?

Tras lo leído, parece evidente que las consecuencias son negativas, y de hecho estás en lo cierto: con una mala mentalidad, el jugador competitivo se limita y se bloquea. Sin embargo, no solo repercute en sus resultados, sino en su satisfacción con el Smash: se frustra y comienza a repudiar el videojuego, los torneos y el competitivo.

Rydle continúa explicando que el mindset “es un factor importantísimo a la hora de mejorar y no estancarse y también para no venirse abajo tanto antes de un set, como durante un set y después de él”.

Pone un ejemplo de set hipotético en el que te gana alguien supuestamente mejor que tú: Marcbri VS ZeRo.

Si pierde ZeRo la primera partida, ¿qué haría? Rydle nos pregunta: “¿Se rallaría y pensaría ‘cáspita, voy a perder contra él, ¿qué hago? ¿qué hago?’ o simplemente analizaría su derrota, sacaría información y trataría de adaptarse para reventarle en la siguiente partida?”. La pregunta se responde sola.

La otra cuestión que nos expone es el caso contrario: “Cuando Cigotoast se cargó a Marcbri y Pefo en el Myrtia, ¿qué creéis que estaría pensando? ¿’Buah, le he ganado una partida, qué suerte he tenido, venga, ahora que me gane las dos siguientes y aún así me voy contento a casa’ o ‘le puedo ganar y le voy a ganar‘? De nuevo, la pregunta se responde sola.

Foto: Dr.DVD, Roll Dinasty Tournament 2

Adrik nos comenta que las consecuencias de tener un mal mindset son un montón y las vemos todos los días: “muchas reacciones negativas, rages, tirar mandos al suelo y comentarios como ‘voy a dejar el juego’ o ‘este juego es una mierda'”. De hecho, recuerda que es incluso fácil escuchar a personas que directamente dicen y de forma explícita “tengo un mindset de m%&*da” y se centran mucho en cómo se sienten por el juego, actitud que les limita como jugadores.

Este jugador quiere remarcar que la satisfacción con el Smash para seguir adelante es vital, factor que él prioriza: “es importante saber y conocer la razón por la que juegas y centrarte en esa satisfacción”, ya que hay jugadores que siguen en el Smash “tanto si están en la cima, contentos, como si se encuentran mal porque han tenido un mal torneo o ha ocurrido algo extraño en las mecánicas del juego”, hecho que en muchos casos deriva en un círculo vicioso del que puede ser difícil salir.

Pefo mismo comenta que un buen mindset puede hacer que un usuario juegue muy distinto: “Al principio de Smash 4 mi mindset era malo. Solía jugar con miedo a no cumplir las expectativas que había sobre mí”. Pefo explica que tenía miedo de perder y de no alcanzar los estándares que se esperaban de él como jugador. Sin embargo, comenta que cuando dejó de preocuparse por estas cosas, “pasé a disfrutar más del juego y estoy convencido de que eso me ayudó a jugar mejor“, llevándole hasta las posiciones y resultados con los que cuenta en la actualidad.

Rydle explica que un mal mindset puede hacer que el ascenso de un jugador sea difícil o casi imposible: “Algo que me hace hervir la sangre a unos niveles extremos es jugar contra alguien de no muy alto nivel, por ejemplo, en pools, y al empezar el strike que me diga: ‘Va, elige la pantalla que quieras. Total, da un poco igual'”. Eso, de hecho, limita a ese player desde el principio y le condiciona para que no dé lo mejor de sí mismo, ya que todos los jugadores tienen las mismas posibilidades y el juego es exactamente igual para todos: “Por ser ZeRo, su Fair de Diddy no quita más o tu grab le hace menos daño“, recuerda.

Por ello, comentarios como “ya se sabe un poco lo que va a pasar” o, tras pelear, “bueno, tampoco tenía muchas oportunidades” desvelan un mindset con una baja autoestima y que “puede quedarse en pools para el resto de su vida“. Expone que “yo puedo ser relativamente bueno en el juego, pero eso no hace que alguien que juegue bien no pueda ganarme perfectamente, y es algo que esos usuarios deben meterse en la cabeza”.

Adrik, por su parte, explica que el mindset nunca está ahí desde el principio: “es algo que se va construyendo y trabajando y en mi caso particular siento que me ha ayudado. No me considero un jugador particularmente talentoso, pero me ha servido un montón esa capacidad de esforzarme, de ser constante y de poner mucho tiempo en el juego estudiando partidas y matchups”. Explica que ese trabajo “ha tenido un impacto a nivel de Galicia, y aunque en Smash Bros. Spain no he tenido resultados tan increíbles, sí que se han visto frutos y poco a poco he ido yendo mucho mejor. Concluye que “aunque a veces hay torneos pozo que van mejor o peor, me ha ayudado ese ‘si no he ido a mejor, voy a seguir intentándolo’ que me ha empujado a seguir”.

Y por ahora aquí terminamos. Hablaré de más aspectos relacionados con el mindset en futuros artículos.

One thought on “¿Hasta qué punto es importante el mindset en el Smash competitivo? (parte 1)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *