Stream OFFLINE
Nos vemos en la próxima retransmisión.

[COLUMNA DE LA SEMANA] ¡Deja de ganar! Para ganar…

Una introspección al desapego de ganar

“Ya estoy viejo” es mi frase favorita, pues les vengo hablar de esas cosas a las que pueden darle una vuelta en soledad: se dan cuenta de que las cosas que realmente les preocupan, las aprecian en una tarde lluviosa con una taza de chocolate, y no en un debate (madurar).

Una de mis grandes habilidades es descifrar patrones, me gano la vida de ello, ni más ni menos. Y este es el patrón que noto en los torneos a los que voy, o bien, torneos en los que suelo escuchar entre voces. El tío que quizás no destruye su mando (y no conforme con medio-destruirlo bien le vuelve a romper) pero termina ahogando sus frustraciones en un ritual de movimientos de brazos, ceños fruncidos, acabando con una mirada dolorosa al suelo.

Así que me pregunto... ¿cómo es que no reaccionan los demás así? O, mejor aún... ¿por qué no reacciono yo así? Y no me malinterpreten en el sentido de que un juego pueda ser frustrante por el diseño de sus mecánicas y pueda llegar a cargarme en su fruta madre... ¿Por qué cojines aparecen zombis donde se supone que ya limpié la zona? Pero la cosa cambia cuando estás jugando con alguien a un lado. Tengo conciencia de que hay un ser humano a mi lado y eso debería ser suficiente para que exista un ecosistema fundamentado en el respeto deportivo.

No es el punto de esta columna hacer sentir mal a nadie, el punto es darle vuelta a lo que viene a continuación: las personas que más sufren son los jugadores de alto nivel. Pero esto no es nuevo. De hecho, cinco siglos antes del nacimiento de Jesús, Gautama profesaba lo siguiente: “El deseo es el principal causante de sufrimiento del ser humano”. Con certeza los jugadores que normalmente van a los torneos no tienen estas reacciones porque la mayoría no va con la expectativa de ganar. Pondré esto último dicho de otra manera: los jugadores con desapego a triunfar son los menos propensos a frustrarse... a sufrir.

Pueden verlo como un recuerdo infantil. ¿Recuerdan esas cosas que les preocupaban, a las que tenían miedo o les frustraban? Ahora ya no les frustran, porque les han restado importancia, o se han “despegado” de esa preocupación, de ese miedo, de eso que les frustró. No crean que han pasado ya por todo, porque ese es el primer error estúpido del joven promedio (sí, os incluyo). De alguna forma el mundo prueba que te escucha y te vuelve a poner de rodillas. Y los más listos habrán visto el patrón... Si quieres dejar de sufrir debes poner en práctica el desapego.

«La proyección de ti ganando es una ilusión de un tiempo que no existe, y te la pasarás pensando en qué pudiste hacer recordando un tiempo que dejó de suceder»

“Esa no es la actitud para mejorar”, y te diría “todos los caminos conducen a Roma”, porque, honestamente, MKLeo no se abrió paso reventando mandos en pleno torneo. No se puede ser perfecto, pero se puede perseguir la perfección. El primer paso solo puede resultar en dos caminos (los sucesivos se ramifican en muchas posibilidades). ¿Te la vas a pasar apegado a ganar y a sufrir? ¿O te vas a despegar del deseo y vas a hacer lo que en ese momento puedas?

La proyección de ti ganando es una ilusión de un tiempo que no existe, y te la pasarás pensando en qué pudiste hacer recordando un tiempo que dejó de suceder. Pero si vives en el AHORA te das cuenta de que solo viven y existen porque TÚ les das vida, les das importancia. Cuando dejas de hacerlo, perder un set y no cabrearse por ello, entender que diste lo mejor de ti y que por fin estas disfrutando el juego con alguien más de forma genuina, no por estar por encima de alguien, o por debajo, realmente sin ganar, has ganado... algo que solo podrás descubrir con desapego.

Porque esa es la solución que les pongo en la mesa, sigan haciendo un espectáculo del cual después les causará vergüenza, publiquen en twitter que dejan el juego o pongan excusas de por qué no ganaron, replantearse que lo que hacen no les aporta ningún beneficio, jurar que van a cambiar, y hacer exactamente los mismo en el siguiente torneo.

No sé si es sabido (porque actúan de forma contraria)... pero del Smash no se vive, y si se vive les tengo noticias: no dura, y jugar para sufrir, amigos míos, no lo veo rentable.

Desde México os deseo Feliz Año Nuevo. Procuren iniciar el siguiente con el pie derecho, y si es con el izquierdo alv, la izquierda mola también.

Comentarios · 3

Debes estar logeado para poder dejar comentarios.


1 comentarios Ordenar comentarios por
Coral
Muy buena columna, Wilty. Tus aportaciones son legendarias.
1