Stream OFFLINE
Nos vemos en la próxima retransmisión.

[COLUMNA DE LA SEMANA] Sakurai se despide a lo grande. ¿Y nosotros? ¿Seguiremos avivando la llama del Smash?

La convivencia del Smash con cambios en nuestro ciclo vital

No puedo evitar que me invada la nostalgia después de ver la última presentación de papá Sakurai. El último luchador, a nivel subjetivo, podrá gustarnos más o menos, pero hay que admitir que es un personaje ideal para cerrar la saga y que su presentación ha sido preciosa.

Smash Bros. Ultimate es mucho más que un juego de peleas, es un tributo a los videojuegos. Nosotros, que lo jugamos a nivel competitivo, analizamos a los personajes por su balanceo y cómo interactúan con el meta, y a veces olvidamos que cada uno de los luchadores que se han incorporado a este juego es único de muchas formas y se siente en parte como si lo jugaras desde el videojuego del que procede.

He de admitir que me he emocionado mucho al ver cómo Smash cerraba una etapa. El tráiler, bien analizado, es muy poético. Ese fuego con el logo que salió en el primer tráiler, apagándose y dejando a todos los personajes fríos como trofeos sin vida, representa cómo la ilusión con la que recibimos la entrega se ha ido debilitando. Cuando cae esa última chispa tan pequeñita y Mario la aviva, nos damos cuenta del mensaje que quiere transmitir Sakurai: “Esta es la última llama que os entrego, aprovechadla bien y no dejéis que se apague.”

Él mismo lo ha dicho durante el tráiler: a lo largo de la vida del juego, hay jugadores que hemos pasado de jóvenes a adultos, y eso ha cambiado radicalmente nuestra forma de relacionarnos con este.

Desde que abrí mi consulta de psicología y se unieron a esta experiencia varios inconvenientes más de la vida adulta, apenas toqué el Smash. Lo jugaba ocasionalmente con mi hermano, pero dejé de hacerlo online con gente de los servers, e incluso dejé de usar Twitter, que es lo que más me unía a la comunidad.

Sé que no soy el único al que le está pasando algo así. Sakurai y yo hemos puesto el ejemplo de la vida adulta, pero no nos olvidemos tampoco de quienes empiezan la universidad o el bachiller (una de las épocas más ajetreadas que recuerdo de mi vida), o a quienes les toca pasar por procesos vitales complicados. Hacerse mayor no es solo declarar facturas, hacerse mayor es tener una perspectiva más madura donde no podemos simplemente dejarnos llevar.

Smash es un juego que se ha alimentado de nuestros corazones ilusionados y soñadores, que ha vivido a base de nuestro niño interior. Y es preciosa esa sensación de coger el mando y simplemente disfrutar, pero conforme ha ido pasando el tiempo, eso no ha sido suficiente.

Ahora que el juego no aportará más novedades y nosotros nos hacemos más adultos… ¿morirá Smash Bros. Ultimate? ¿Está destinado a apagarse a pesar de este último esfuerzo de su padre por avivar la llama de su hijo?

Creo que no estoy seguro de si puedo responder a estas preguntas.

Yo quiero pensar que Smash va a ser inmortal. Miro la comunidad del Melee y veo esperanza, pues la saga tiene unas mecánicas tan llamativas y satisfactorias que dan ganas de jugar de por vida. Además, la comunidad competitiva está compuesta por gente que realmente ama el videojuego.

«Con este último regalo, Sakurai nos dice adiós pasándonos la antorcha. Qué haremos con ella dependerá de nosotros»

Ilusionado por el inminente tráiler la semana pasada, volví a jugar con Vario, un colega de la comunidad que también estaba como yo. Los dos nos sorprendimos de que el juego era muchísimo más divertido de lo que recordábamos, y nos sirvió de excusa para charlar sobre nuestras vidas y ponernos al día.

Smash Bros. es algo que nos une a todos, y no hay que olvidar que sirve para mucho más que competir. Tenemos distintas situaciones vitales, y cada uno juega por diversas razones, pero está claro que para todos los miembros de SBS este videojuego es algo muy especial.

De todas formas, no quiero desalentar a la comunidad competitiva, más bien al contrario. Hemos sobrevivido a una pandemia mundial, estamos viendo cómo los torneos vuelven y cómo el hype regresa. Con este último regalo, Sakurai nos dice adiós pasándonos la antorcha. Qué haremos con ella dependerá de nosotros. Yo no creo que pueda jugarlo como antes, ni creo tampoco que vaya a poder dedicarle a la competición tanto como lo hubiera hecho hace un año cuando mi vida era muy distinta. De todas formas, creo que mi papel sigue aquí, escribiendo columnas y colaborando con Mindgames para alentar a quienes tienen el tiempo y las ganas a avivar las ascuas de la escena competitiva.

Entre todos, podemos hacer que el fuego de Smash siga vivo.

Los TO son como la madera. Si no los cuidamos podrían llegar a quemarse del todo, pero gracias a su esfuerzo tenemos lugares donde las llamas de nuestras ilusiones pueden crecer y extenderse.

Los colaboradores de iniciativas de SBS creadas para la comunidad, somos como el aceite. Podemos llegar a mucha gente, haciendo que las personas comenten lo que ofrecemos y sus ideas se propaguen.

Los top players son como la chispa. Sus estilosos movimientos y sus duelos encarnizados son los que prenden en todos nosotros el deseo de mejorar, competir o seguir disfrutando del juego.

Y todos aquellos que seguís jugando, sea con el objetivo que sea (ser el mejor jugador de España, pasar un rato con los colegas, crear contenido para entretener en redes sociales, viajar a torneos para visitar ciudades y conocer gente… cualquier cosa me vale), vosotros sois el fuego que sigue vivo a día de hoy.

Recordad que Smash Bros. es mucho más que un juego de peleas, y que nuestra comunidad es mucho más que gente con un interés común. He visto cómo nos hemos apoyado en las buenas y en las malas, en cosas relacionadas con el juego y con las que no lo estaban.

No sé cuánto durará el fuego de Smash, pero si de algo estoy seguro es que las ascuas que deje serán eternas.

Comentarios · 8

Debes estar logeado para poder dejar comentarios.


2 comentarios Ordenar comentarios por
Ramonium
Buena columna, Nickadri. Yo llevo jugando competitivamente 13 años ya, por lo que eso de que Sakurai deje de desarrollar Smash... me impacta bastante. Ya veremos qué ocurre en los siguientes, pero la verdad es que Sora es el último regalo que nos ha traído el padre de Kirby. No podía ser otro, por mucho que Kingdom Hearts me dé igual: era la conclusión lógica a todo esto.
0
Lukid
Muy buena columna, grande NickAdri 👍
0