Stream OFFLINE
Nos vemos en la próxima retransmisión.

Próximas retransmisiones:


Torneo
Fecha
13/08/2022

[COLUMNA DE LA SEMANA] Mentalidad de ganador: más allá del resultado

Apuntar a ser top player no es una pérdida de tiempo

Vivo orgulloso de mis fracasos. Aunque parezca una locura, llegaremos al porqué, pero por el momento os adelanto de cuáles se tratan: he escrito una novela que no le interesa a ninguna editorial, he intentado opositar a psicólogo clínico y ni me he presentado al examen, he perdido ciertas amistades, y también, como muchos de vosotros, jamás he conseguido ser top player del Smash por más que lo haya intentado con todas mis fuerzas.

A lo largo de esta columna defenderé la idea de que, cuando perseguimos nuestros objetivos, muchas veces nos encontramos con victorias y beneficios que, si supiéramos apreciar, nos daríamos cuenta de que eran mucho más valiosas que aquello por lo que nos movimos en un primer momento. 

A raíz del revuelo que causó la columna de Kumatora, estuve planteándome si tiene sentido o no apuntar a ser top player, uno de mis tantos fracasos que he nombrado anteriormente. Aunque soy el primero que piensa que para progresar de forma eficaz en la vida es conveniente plantearse objetivos realistas para avanzar sin frustrarse, lo cierto es que le he estado dando vueltas y he llegado a una conclusión de lo más interesante: apuntar a un sueño imposible y fracasar en el intento puede ser muy beneficioso si uno tiene la mentalidad adecuada.

Fracasar es la mejor forma de mejorar, lo he vivido en mis carnes desde pequeño. Recuerdo que cuando empecé a jugar al Go (una especie de ajedrez oriental) a los 12 años, donde lo único que hice al principio fue ser humillado online por asiáticos «rallaos», el mensaje que escribí en el perfil de mi cuenta fue: «Se aprende más de una derrota que de diez victorias». 

En todos los juegos competitivos que he jugado me he encontrado con esa gente con mal perder que lo primero que hace cuando se frustra es tirar balones fuera. Algunos ejemplos de esto podrían ser «He tenido mala suerte, he robado mal y no podía hacer nada», «Este personaje es injusto, debería estar baneado», o «Han jugado un partido tan defensivo que nos aburríamos y jugar perdió la gracia». 

Ninguna de estas cosas es mentira, pero si dentro de estas situaciones no somos capaces de aceptar nuestra propia responsabilidad (por pequeño que sea el porcentaje) jamás seremos capaces de mejorar en nada, y en ese caso todo lo que he dicho antes no valdrá de nada; ni se aprenderá más de una derrota que de diez victorias, ni apuntar a un sueño imposible tendrá sentido ninguno.

¿Cuál es la mentalidad de ganador entonces? Fácil: asumir el porcentaje de responsabilidad del resultado y luchar por ajustarlo para el próximo enfrentamiento. Unos pensamientos más constructivos serían algunos como «He tenido mala suerte, pero si me hubiera construido el deck de otra forma, esto no habría pasado. Quizás meter cuatro copias de esta carta para cualquier matchup era excesivo»; o como «Este personaje es injusto, pero si mi objetivo es ser top player debería aprender a jugarlo, tener un counter-pick, o aprender a jugar alrededor de las pocas interacciones ventajosas que tienen nuestros mains», o también como «Han jugado un partido superdefensivo hasta el punto de desesperarnos. Tenemos que aprender a mantener la calma en estas situaciones para ganar, ya nos divertiremos en las pachangas».

Seguramente lo que digo no os pilla de nuevas. Todo jugador que se precie sabrá que la autocrítica es un factor importante para mejorar en el Smash y en cualquier otro campo de nuestras vidas. Sin embargo, creo que lo que quiero aportaros hoy tiene un componente extra muy importante que no todos conocen. Quizás cuando os planteo esta forma de pensar os imagináis a una persona calmada con un mindset de acero, que no se perturba ante ninguna circunstancia… ¡y nada más lejos de la realidad! Para conseguir llegar a este punto tienes que llorar, enfadarte y frustrarte. Así, como lo lees.

«Apuntar a un sueño imposible y fracasar en el intento puede ser muy beneficioso si uno tiene la mentalidad adecuada»

Y ahora pensarás: ¿en serio Adri, vas a venderme la moto de que estos sentimientos negativos de los que tanto he intentado huir y que he considerado una debilidad son en realidad buenos? Y yo te diré: así es, mi estimado lector.

Agárrense que vienen curvas. Voy a intentar con esto unir todos los puntos que he ido desarrollando desde que he empezado a escribir hasta ahora. Esperemos que pueda sacar algo con sentido. 

Frustrarse es bueno, porque si no uno no puede llegar a plantearse cómo mejorar. ¿Y cuál es la mejor forma de frustrarse?: apuntar a objetivos imposibles que parecen una pérdida de tiempo. Si yo fuera al torneo o al partido de los ejemplos anteriores con la mentalidad de que voy a pasármelo bien con mis amigos, cuando pierda, sonreiré, felicitaré a mi oponente, y me dispondré a jugar freeplays con mis colegas sin darle importancia a la partida ni a las razones por las que he perdido. Me lo pasaré de puta madre, sí, pero no mejoraré ni un poquito. Sin embargo, si voy al torneo con las expectativas de comerme el mundo, cuando me dé de bruces con la triste realidad de que hay alguien muy superior a mí, me sentiré decepcionado conmigo mismo, enfadado con el juego, y tendré unas ganas de llorar y mandarlo todo a la mierda que serán increíbles. ¡Perfecto! Agarra ese sentimiento, pero no tan fuerte como para dejarte llevar por él.

Si mantienes el temple, podrás usar la decepción contigo mismo como un motor para sacar energía y pulir tus defectos; podrás emplear tu enfado con el juego para analizar aquello que te parece injusto y adaptarte de alguna manera. E incluso, si eres el dios de la gestión emocional, podrás entender esas ganas de llorar y mandarlo todo a la mierda como unos preciosos sentimientos que te indican lo mucho que te importa el juego y todo lo que has trabajado para mejorar en este.

Creo que a veces le tenemos demasiado miedo a fracasar o a los sentimientos negativos, y si huimos de ellos resguardándonos en mindsets cómodos como el de ir a divertirse, o achacando la diferencia de nivel a una falta de talento por nuestra parte, o a unas reglas injustas, el azar, o nuestra condición, lo que hacemos es negarnos una experiencia que creo que puede fortalecernos mucho si somos capaces de vivirla como toca. 

Con esta columna no pretendo alentaros a ser top player para realmente conseguirlo, en absoluto. Cuando uno juega de forma competitiva a un videojuego, considero que ese es el mejor objetivo con diferencia, pero, con todo el respeto por los tops, no creo que sea para nada el mejor fin. Para mí, fracasar es algo mucho mejor, porque me permite llevarme todas las cosas buenas que mis horas de entrenamiento y torneos me han aportado sin terminar de condicionar mi vida por el juego. No quiero ser sólo un jugador de Smash, sólo un escritor, ni sólo un psicólogo… ¡quiero un poquito de todo sin cerrarme las puertas a abarcar incluso más cosas!

Ahora que soy más maduro entiendo que, si bien no pude hacer que publicaran mi libro, logré dominar mi cerebro procrastinador con déficit de atención y mantener una serie de hábitos saludables mientras desarrollaba mi creatividad. Si bien no soy un psicólogo clínico de los que atienden de forma gratuita en la seguridad social como quería, aprendí un montón de conocimientos que han servido para cambiarle la vida a todas esas personas que invirtiendo en mí han tenido la oportunidad de verme de una forma mucho más regular y personal de lo que me habrían encontrado en el trabajo de mis sueños; si bien he tenido que dejar ciertas amistades, he aprendido a poner límites y a comprender con qué tipo de personas me merece la pena rodearme; y si bien no he sido capaz de convertirme en top player de Smash, he vivido momentos muy épicos donde la gente ha flipado con alguna jugada mía y me ha felicitado, he conocido a gente muy maja y he aprendido a jugar y entrenar de forma competitiva a cualquier juego, lo que me llevó a ganar un torneo en un juego de cartas, algo que me trajo una ilusión tremenda.

Repito una vez más aquello con lo que he empezado la columna: vivo orgulloso de mis fracasos. He conseguido estos beneficios gracias a fallar en todos mis objetivos vitales, pero no hubiera sido capaz de hacerlo de no haber apuntado hacia ellos en un primer momento

Comentarios · 7

Debes estar logeado para poder dejar comentarios.


5 comentarios Ordenar comentarios por
shancks
Llevo una semana con la columna abierta para poder leerla con calma y por fin he podido sacar el hueco para hacerlo, perdón por el retraso. Es una buena columna y un enfoque interesante, muchas veces nos dejamos llevar por esos sentimientos negativos y no nos permiten avanzar y otras muchas como comentas no le damos ninguna importancia y eso nos impide implicarnos en mejorar. En mi caso mi mentalidad ha ido variando mucho, llevo desde hace 13 años en torneos de smash y he tenido épocas que me importaba mas el juego. Ahora casi no juego y si voy a un torneo voy a divertirme y a intentar hacer fracasar a cuantos mas mejor (para que puedan mejorar claro, no es que disfrute haciendo sufrir a la gente con mi little mac c: ) Es curioso porque con esta columna se juntan los 3 ámbitos en los que comentas que tienes 1 fracaso: smash, psicología y escribir.
0
Ramonium
Muy buena columna, y muy constructiva. Muchas felicidades, Nickadri. Suscribo muchas de tus palabras, por cierto. Aunque empiezo a preguntarme si tengo un mal mindset por una cosa que has dicho xD Yo soy incapaz de sentir frustración o enfadarme cuando pierdo, por mucho que haya entrenado o mis expectativas no se hayan cumplido. Es más, el 70% de las veces me siento mal cuando gano, porque me sabe genuinamente mal que mi oponente haya perdido. Quizá debería aprender a enfadarme un poco cuando pierdo, porque eso significa que quizá no le doy la importancia que se merece al competitivo del juego, aunque en mi cabeza siga oyendo música anime y pensando que voy a comerme el mundo. O también soy un tipo raro. No lo sé. También es verdad que estoy muy curtido por culpa de un amigo. Cuando teníamos 15 años, en Brawl... en fin, es una historia muy larga que puedo dejar para otro momento, pero digamos que por aquel entonces tuve que aprender a tomarme el juego como un simple parchís para sobrevivir como jugador xD
0

NickAdri
Gracias por tu respuesta Ramonium, aprecio mucho que te haya gustado. Te entiendo perfectamente, pues el mindset que tienes es aquel con el que suelo ir prácticamente siempre al Smash. Me es muy difícil enfadarme porque suelo verlo como un juego, y también me ocurre lo de que me sabe mal por mi adversario. En realidad, esa mentalidad es un muy buen equilibrio, es una posición mucho más fuerte y madura que la del típico rager que echa balones fuera porque se deja llevar por la rabia. Yo la veo como la segunda marcha, ese punto intermedio entre el infantil y lo que he descrito en la columna. He de confesar que no suelo aplicar lo que he descrito para el Smash dado que hoy por hoy prefiero invertir esas expectativas y sentimientos en las cartas, donde creo tengo más potencial. De todas formas, no descarto en absoluto intentar tomarme de nuevo el Smash de esa forma si la escena competitiva en valencia vuelve a moverse. Es jodido aplicar esta mentalidad porque hay que tener un equilibrio cojonudo, y siempre es mucho más fácil y gratificante ir a pasarlo bien. De todas formas, te animo mucho a tratar de dar el salto a experimentar esto si te importa el Smash.
1

Ramonium
Siento que enfadarme sería un paso atrás. Pero es que sigo viéndolo como un juego, como una competición, pero siento que perder es parte de la experiencia. En fin, yo siempre he pensado que mi mindset es muy bueno, pero ahora tengo mis dudas. Más cuando a veces vemos a top players ponerse como fieras. Creo que lo principal es la autocrítica, diría yo. Quizá 🤔
1

NickAdri
La autocrítica es lo principal, es la parte racional que nos va a hacer enfocarnos en la dirección correcta. Pero sólo a nivel mental. Los sentimientos de detrás, ya sean ilusión, frustración o miedo, son los que nos van a hacer ir en esa dirección a mayor o menor velocidad. Con más o menos ganas. O eso creo.
1